Dra. Melómana (21): Llorar por amor




Al amor hay que llorarlo, cada tanto. Forzar incluso la lágrima que se resiste, si es necesario, para que el agua salada empiece su trabajo de curación. Para hacer aparecer el llanto o para engrosarlo, no hay  mejor remedio que ir a hacer pedazos lo que nos queda de entereza con buenas dosis musicales.

Todos reconocemos el modo particular que la música encuentra para debilitarnos, volvernos extremadamente frágiles. Algunos se conmueven con violines, otros con rasgueos de guitarras acústicas, con notas dulces en oboes, con flautas alegres, con punteos virtuosos en guitarras eléctricas, con congas de ritmos tropicales, con pianos que lloran arpegios tristes, etc.

A mí me pueden los dúos compuestos por voz femenina y voz masculina. En mi caso, es siempre un recurso que vuelve inicialmente atractiva una canción. Y si ese dúo pone en acción un diálogo, una situación de pareja que resulta irremediable, un hiato insalvable, entonces la música entra franca en el corazón y, a veces, me lo destroza.

Acá va una lista para sacudir corazones sensibles. Contiene canciones tristes y otras felices, como momentos de cualquier relación.

Ilustración: Eugenia Viña- Serie Sangre

Más de Eugenia Viña: http://www.ojosabiertoscomopeces.blogspot.com

Tom Misch & Carmody - So Close || San Cisco - Awkward || Albin de la Simone and Emiliana Torrini - Moi moi || Allo Darlin - Dreaming || Of Monsters and Men - Little Talks || Stanley Brinks & Freschard - If You Have Time || Doble Pletina - Música para cerrar las discotecas || Ulises Hadjis - Lo Hare

CONVERSATION

0 comentarios: