Sinestesias (capítulo 1): Gris plomo de una caminata eufórica bajo la lluvia

Para muchos de los que vivimos escuchando música, el impulso de musicalizar todo cuanto nos rodea es difícil de refrenar. El comienzo del otoño, una pelea conyugal, las caras de tedio del colectivo de las 7 de la mañana, unas vacaciones, etc.: todo momento tiene su correspondiente soundtrack.


Tengo miles de canciones en mi cabeza que, de modo sinestésico, contienen toda serie de correspondencias: tonos de colores, ritmos que huelen, acordes que ilustran imágenes, melodías que saben a algo.

Acá arranca la sección sinestesias. Después me dicen si estoy totalmente loca o exagero en mi visión poética de la cosa.

Gris plomo de una caminata eufórica bajo la lluvia

Para poder experimentar esta sensación tienen que darse condiciones muy particulares. En principio, la música debe consumirse, por cuestiones obvias, en un soporte que permita el desplazamiento (llámese ipod, mp3, mp4, o lo que quieran). Luego, el clima debe ayudar: la lluvia debe ocurrir durante la tarde, preferentemente entre las cinco y las siete, lapso en que la energía ciudadana es intensa. El experimentante debe estar dispuesto a mojarse, por lo que es necesario que el momento ocurra en una ocasión en que no sea indispensable cuidar la imagen. Por último, para lograr intensidad en el efecto, la prueba debe realizarse en una zona céntrica de la ciudad, repleta de edificios de oficinas y personas.
Si se reúnen todas estas circunstancias, como una poción mágica, la siguiente lista tendrá el color gris plomo de una caminata eufórica bajo la lluvia.

Se prescribe en una sola dosis:

1- Booka Shade- Control Me
2- Bye Bye Bicycle- Kairo
3- CDOASS- Speak to me

CONVERSATION

0 comentarios: